sábado, 11 de abril de 2015

BALSAS

Además de los ríos, fuentes y barrancos, existen otras aportaciones acuíferas en la zona, aunque en una medida mucho menor. Son las balsas o estancas formadas por el fenómeno endorreico.
El endorreísmo es, en síntesis, un fenómeno en el que las aguas forman una balsa porque éstas no tienen una salida natural a una cuenca hidrológica jerarquizada y además el sustrato es impermeable; su única vía de escape, digamos, es la evaporación.       
Pero para que se presente este fenómeno es necesaria la conjunción de unos determinados valores climáticos, litológicos y morfológicos, valores que se dan en la comarca de las Cinco Villas, siendo por ello una de las más significativas zonas endorreicas de la Depresión del Ebro.
Posiblemente estas estancas formaran parte, desde hace mucho tiempo, de las redes de riego establecidas en la zona.
Estas balsas endorreicas suelen tener una extensión reducida, por lo general menos de un kilómetro cuadrado de superficie y de poca profundidad, en muchos casos inferior a un metro, por lo que la acción de evaporación del agua estancada es rápida, dando como resultado unas balsas de carácter temporal y estacional, coincidiendo con los períodos de lluvia.

Balsa en el término de Torre de Añués

Las balsas han tenido un importante papel como reserva hídrica en épocas de escasa pluviometría; actualmente, en las estancas de mayor extensión se han aprovechado las condiciones naturales de la zona para potenciar embalses que sirvan a canales y acequias, aunque no es el caso de las balsas de Sos.
Al ser aguas algo salobres, no son buenas para los cultivos, por lo que en las balsas de pequeña extensión, el hombre intenta mediante nivelaciones, zanjas o acequias drenar el terreno e impedir que el agua se concentre.
El sur de las Cinco Villas es la zona donde más se concentran estas balsas y estancas, disminuyendo en número y extensión conforme nos aproximamos a las montañas o al norte.  En el término de Sos tenemos la estanca de Valtriguera, en la partida del mismo nombre, próxima a la estanca de Castilliscar; el resto de balsas, de menor tamaño, son las siguientes:

·      Balsa de Galbarra.
·      Balsa de la Gobernadora.
·      Balsa de Saburrio.
·      Balsa de Tamborín.
·      Balsa de Val de la Liebre
·      Balsa del Camino de la Plana.
·      Balsa del Corral de Pancho.
·      Balsa del Moreno.
·      Balsa del Salado.

Existen otras balsas muy pequeñas repartidas por todo el término municipal donde, con el fin de aprovechar este recurso hídrico, se construyeron casetas, bordas o corrales.





BIBLIOGRAFÍA
IBAÑEZ, M. J. “El endorreismo del sector central de la Depresión de Ebro”. Cuadernos de Investigación, 2, pp. 35-48. Logroño, 1975.
IBARRA BENLLOCH, PALOMA. “Marco geográfico y rasgos geomorfológicos de la comarca de las Cinco Villas”, en Asín García, Nuria, (coord) Comarca de las Cinco Villas. Col. Territorio 25. D. G. A. 2007.
Mapa cartográfico de Sos del Rey Católico. Año 1928. Gobierno de Aragón.
Mapa geológico de España. E. 1:50.000. Hoja nº 207, división: 26. 10 (Sos del Rey Católico) I.G.M.E., Ideal. Madrid, 1977.
                                 Toponimia de Sos del Rey Católico. Gobierno de Aragón