domingo, 21 de mayo de 2017

MAMILLAS

Mamillas. Una pardina del término de Sos del rey Católico deshabitada y en ruinas.

    Mamillas es una pequeña pedanía perteneciente al término municipal de Sos situada entre las poblaciones de Sofuentes y Sos del Rey Católico, a pie de la carretera que une ambas localidades.
            Para llegar por carretera hasta Mamillas desde Zaragoza (119 Km) hay que tomar la A-127 y en Castiliscar el desvío por la CV-621 (CV-868 )hasta Sofuentes, y desde aquí seguir dirección hacia Sos. Desde Sos del Rey Católico se encuentra a 11 Km de distancia y hay que tomar la A-127 dirección Zaragoza. Poco antes de coronar el puerto de Sos se toma el desvío a la derecha por la  CV-621 hacia Sofuentes, y antes de llegar a esta población encontraremos el poblado de Mamillas.
           
Casas deshabitadas y corrales derruídos en Mamillas
               Geográficamente, el caserío de Mamillas se encuentra en el suroeste del término municipal de Sos, casi en la muga con Navarra, al pie de la ladera sur de las estribaciones de la sierra de Peña, dando su nombre al término al que pertenece, formado por una amplia extensión de terreno próxima al núcleo poblacional ubicada entre el barranco de Mamillas y el de Galbarra por un lado y el barranco de Fonteta por otro. En sus términos se encuentra la ermita de Serún, sobre un altozano en un cerro al noroeste de la pardina(ver), la antigua y derruida Venta de los Mudos, junto al barranco de Mamillas, o el corral de Raboso, en la muga con el término de la Fonteta.
            Etimológicamente el topónimo Mamillas es el diminutivo de mamas (del latín: mamma, mamèllas: mama, pecho; mamillas, pechitos) y debe su nombre a la similitud de algunas de las numerosas y pequeñas elevaciones del terreno con los mencionados atributos femeninos.
La espesa vegetación en una calle de Mamillas dificulta el paso.
Históricamente, Mamillas está enclavada en la Vía romana de las Cinco Villas, un ramal de la Vía Caesarea Augusta Beneharno, que viniendo de Sofuentes y pasando por  las pardinas de La Mora Baja y La Mora Alta continuaba por un viejo camino que pasando por la ermita de Serún se dirigía hacia Sos por el collado de Valmediana.Es por esto que numerosos restos romanos han aparecido en sus inmediaciones.Fue precisamente en la zona de la ermita de Serún donde el P. Escalada encontró un miliario de Adriano que marcaba la milla LXXV de la mencionada vía.
La referencia más antigua que tenemos del lugar la encontramos en un documento de 16 de septiembre de 1515 en el que el Justicia y los jurados de Sos prohíben que los ganados pasten, entre otros lugares, en Mamillas, bajo pena de diez sueldos jaqueses: “…que ninguno pueda coxer paxto a Batallar ni pacerlo en la val de Fonteta, Mamiellas ni en la val de Ballescura ni en…”[1]
           
Fuente de Mamillas. El agua procede de un manantial unos tres
kilómetros monte arriba.
               Según Madoz, en 1848, Mamillas estaba compuesto  por 16 casas. En 1924 tenía 77 habitantes. y su población fue en aumento hasta  1930, año en el que registró el máximo histórico de habitantes con 115 almas, siendo la agricultura y la ganadería la principal base económica de la población, sobre todo el cultivo de la vid a principios del siglo XX. A partir de 1930, y tras la guerra civil, la población comenzó a buscar mejores oportunidades  laborales en la cabecera de provincia y otras capitales, incluso en el extranjero, pues las condiciones laborales, sociales, económicas y políticas del momento hicieron, como en muchos pueblos de la comarca, que las posibilidades de supervivencia fueran insostenibles. El caserío de Mamillas empezó a perder progresivamente sus moradores, hasta el extremo que en 1991 sólo quedaron cuatro habitantes, dos en 2015, y uno actualmente.
Collarones y aperos de caballerías en una cuadra de Mamillas
Este receso poblacional, con el consiguiente abandono de las viviendas, ha contribuído a que las casas de Mamillas entraran en un proceso lento pero de progresiva ruina, con muchos de sus tejados y paredes derruídos, donde la salvaje vegetación crece donde años antes había una cuadra, un establo, una habitación o el patio interior de una casa….y el proceso de ruina continúa.

Unas gallinas andan sueltas por las calles de Mamillas




          Actualmente, el cacareo de unas pocas gallinas que deambulan libremente por las solitarias calles de Mamillas buscando algo que comer es el solitario indicio que alguien habita  en la aldea, además de una vivienda a la entrada del caserío que destaca del resto de construcciones por su aspecto algo más cuidado y por ser la única que está en pie y “entera”, indicándonos ser la única casa habitada de Mamillas por el solitario habitante  de la aldea.



Gallinero en Mamillas
Interior del gallinero
Un paseo por la derruida y deshabitada población, no sin dificultades, pues la espesa vegetación a veces nos impide el paso, nos retorna al modo de vida de los años 30 del pasado siglo: gallinas sueltas picoteando el suelo entre las viejas casas, un viejo gallinero donde poner huevos y cobijarse las gallinas que no ha cambiado su aspecto desde hace más de 80 años, con viejos recipientes reutilizados como comederos o contenedores de agua; la fuente en el centro del caserío; el lavadero público que se conserva intacto y en funcionamiento sin haber sufrido apenas ninguna restauración desde su construcción; la oquedad en una de las casas donde en un receptáculo de madera a modo de buzón el cartero depositaba y recogía la correspondencia de toda la población para ahorrar tiempo…
Aperos de caballerías, labranza y herramientas en una cuadra de Mamillas
          Si entramos en alguna de estas casas deshabitadas, resulta curioso comprobar cómo la gente se marchó de sus hogares con las más mínimas de sus pertenencias, sólo con lo rigurosamente necesario e imprescindible, ropa y poco más, pues allí dejaron prácticamente todos los muebles, enseres, herramientas y objetos: camas, colchones, mesillas, cocinas, tinajas, cuadros, pucheros, utensilios de cocina, etc... En las bodegas viejos lacos y viejas cubas y toneles, garrafas, cántaros y tinajas; corrales, establos y cuadras con sus abrevaderos y comederos en los que se pueden ver todos los aperos, herramientas y accesorios de caballerías necesarios para salir a labrar: albardas, cinchas, colleras, mantas muleras, sarretones, yugos, horcates, bernetes, arados de timón, hoces, zoquetas, ataeros,….todo viejo e inservible, está todo... excepto los animales. Es como si el tiempo se hubiera detenido en Mamillas. Todo un museo de muebles y objetos antiguos que nos muestran cómo fue la vida de nuestros padres y abuelos en una casa de campo a mediados del siglo pasado. 
                    Sólo unas modernas placas solares que se instalaron hace poco tiempo en la que fuera la plaza del lugar nos recuerda que estamos en el siglo XXI.
Lavadero público de Mamillas

Casa del único habitante de Mamillas

Portón metálico dela casa donde guardar la maquinaria y herramienta agrícola.

En este "buzón" dejaba y recogía el cartero la correspondencia de todo el vecindario

Ver más fotografías de Mamillas aquí



[1] A.H.P.S., Gil García de Urriés, p. 507 C, f. 82.



BIBLIOGRAFÍA


-ABELLÁ SAMITIER, JUAN. Selección de documentos de la villa aragonesa de Sos (1202-1533) I.F.C. (C.S.I.C.) Zaragoza, 2009.
-CORTÉS VALENCIANO, MARCELINO. Toponimia de Sos del Rey Católico. Cuadernos de Aragón, 58. I.F.C. Zaragoza, 2015.
-MADOZ, PASCUAL. Diccionario Geográfico Estadístico Histórico: Atlas de España y sus posesiones de ultramar. 1845-1850. Edición facsímil- D.G.A. Valladolid, 1985.
-MORENO GALLO, ISAAC.  Item a Caesarea Augusta Beneharno. La carretera romana de Zaragoza al Bearn. I.F.C. , C.E.C.V. Ejea de los Caballeros (Zaragoza) 2009.

-Catálogo de pueblos y municipios de Aragón. Estadística de población y nomenclaturas toponímicas entre 1900 y 2004. Gobierno de Aragón. Zaragoza, 2005.
-Guía Regional de Aragón. Año 1924.